martes, 1 de octubre de 2013

Patio de comidas rápidas.



Mesas en la vereda

Nos sentamos a beber en el bar de siempre, a la hora de siempre, en la mesa de siempre al despuntar la tardecita, un nuevo capítulo. Vemos pasar la gente de siempre, no es que sean los mismos pero coincidimos en que esa gente se ve igual a otros detrás del mostrador. Incluso las chicas que miramos con inaccesible lujuria después del tercer porrón.
Por un lado, un vaso medio lleno y por el otro, un vaso medio vacío, así es la contienda sin piezas de ajedrez y sin el juego estudiado. La charla deriva en saber que la verdad no está en ningún lado. Al final de la perorata, paga el que puede balbucear para que traigan la cuenta.
Nos retiramos solo cuando el mozo nos asegura que es viernes, porque el sábado es no laborable en la administración pública. Lo bueno de los viernes es poder deducir que al otro día no es lunes.




Si no lo creo, no lo veo.

Veo algo en una fotografía, pero cuando me la explican no es lo que vi.




El origen (de todo)

En el principio, el todopoderoso había creado el cielo y la tierra, regó entonces el suelo con nutritiva sabia de nubes, y logro un manto de hierba y trigales que se extendía hasta el horizonte. De inmediato, creyó que el mundo estaba vacío, como él mismo se sentía y dijo:
-Necesito una compañía para mi soledad, a mi imagen y semejanza para poblar luego la tierra y prosperar. Así sea.
Después de pulir algunos detalles, por fin, Dios concibió al perro.



Control de alcoholemia.

Anoche, al regresar borracho de una reunión con amigos, encontré la cocina hecha un chiquero. Vajilla y cubiertos sucios junto a restos putrefactos de comida. El jarro de leche destapado y lleno de moscas. Grité, acusé, maldije y prometí venganza. Ésta mañana, cuando pasó la resaca, de nada me sirvió disimular ante mí mismo porque vivo solo como un perro.


Horóscopo

Hoy va a ser un día genial, como pocos. Muchas personas van a pensar lo mismo. Anticípese a todos, adelántese, sorpréndalos y váyase a la puta madre que lo parió. Antes que salga a la calle, se suba al automovil y otros se lo exijan.





7 comentarios:

  1. Bien Eduardo, un buen ramillete de textos sinceros, realistas y con un toque de humor negro de pura resistencia.
    Un saludo y abrazos.

    http://montesinadas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasar por mi casita, muy generoso de tu parte. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Humor negro para golpear la realidad.
    Me ha gustado. Saludos.

    ResponderEliminar